Candelaria

AIMCA_Plano_del_Fondeadero_de_Candelaria_1795 II

Descripción por el historiador José de Viera y Clavijo

“Dista 1 legua de Güimar y 4 de La Laguna. Su situación es en un espacioso arenal, que forma la orilla del mar, mirando al Oriente, la ensenada o boca del barranco. Redúcese a un hermoso convento de dominicos, que se le intula real, y a un suntuoso y bien adornado  templo de tres naves, en donde vienen todas las islas a venerar a su Patrona general N. S. de Candelaria, hallada entre los guanches. La santa imagen se viste con riquísimos vestidos, y tiene muy preciosas joyas; un elegante camarín, gran trono de plata, lámparas y otras muchas alhajas, votos de los fieles y peregrinos. El convento está contiguo a un alto risco por la espalda, y por los otros tres costados vallado con una estacada o rastrillos que le hace plazuela. En el ángulo, a la orilla del agua, se ve un castillo con alguna artillería de bronce. En lo alto del referido risco hay una escalera abierta a pico, para retirar la imagen y el tesoro en caso de invasión, o para entrar socorro al castillo.

La comunidad es como de 25 religiosos, y hay celdas destinadas para huéspedes y romeros, además de la grande hospedería y la casa del ayuntamiento para las célebres fiestas de febrero y agosto.

Se puede decir que este santuario está en desierto, bien que un poco más arriba hay una iglesia ayuda de la parroquia de Güimar con un teniente, y muchas casillas y cuevas habitables. El vecindario es de 1895 personas, algunas en los pagos de Barranco Hondo, Geste, Araya y Arafo. Por lo general, todos estos vecinos de Candelaria son pescadores, y las mujeres olleras, que se ocupaban en aquellos graciosos búcaros y barros que tanto se estiman aún fuera de las islas. Hay 3 ermitas, de que cuidan los mismos religiosos por donación antigua: San Blas, en la cueva donde estaba la santa imagen en tiempo de los infieles, la Magdalena y Santiago”